Salir con un fotógrafo

Y algunos tips para sobrevivir

post_9_salir_fotografo

No te transnoches, me dice mi novio al despedirnos. Siempre me lo propongo pero rara vez lo logro, debe ser algo genético o cultural, no sé, pero irme a dormir temprano es toda una conquista para mi. Grandes conquistas he tenido en mi vida; sobrevivir a una relación equivocada, perdonar y seguir adelante, gobernar mis impulsos, adquirir disciplina, comer sano, levantarme de mi silla sedentaria y mover el cuerpo así sea un par de días a la semana (lo ideal es mínimo 3 como dice mi profe), entre otras victorias personales, que aunque no vienen mucho al caso, si me ayudan a poner en perspectiva el sentido de este texto.

Irte a la cama temprano deja de ser una opción cuando madrugar es indispensable si quieres salvar el viaje, porque particularmente a esa especie de ave que debes fotografiar le encanta aparecerse en las primeras horas de la mañana, o porque simplemente quieres coger el amanecer. Salir con un fotógrafo no es fácil y es el tema que quise abordar en esta entrega.

100_4131Una vez hice un viaje de 16 horas por carretera para llegar a un verdadero paraíso, una joya escondida en el Caribe colombiano. Estuve en los pies de la sierra sagrada como la llama Vives. ¿La misión? Conseguir las mejores imágenes de ese lugar, en fotografía y en video, y si quedaba tiempo, disfrutar de algunas noches y amaneceres sin tocar la cámara. Ese era el plan… Si me está leyendo algún fotógrafo, sabrá que la penúltima frase de este párrafo es imposible de realizar cuando al frente de tus ojos tienes un paisaje que quisieras enmarcar, con brisa y aromas incluidos. Resumo diciendo que el único instante en que las cámaras estuvieron guardadas sucedió la última noche antes de regresar a Medellín, una gloriosa media hora sobre una hamaca frente al mar furioso de la playa de Castilletes.

salir_con_un_fotografo3 Es que salir con un fotógrafo no es fácil, lo repito. Es renunciar a pasar mañanas en la cama, ni en vacaciones (las mañanas son oro para un amante de las imágenes). Es aprender a caminar y caminar en busca del mejor rincón, el más inexplorado y el más exótico. Ellos no se cansan, tienen un estado físico increíble, el deseo de ver algo hermoso los motiva. Por eso para salir con un fotógrafo es necesario comprarse un par de zapatos deportivos bien cómodos, y ropa versátil que se adapte a los climas. También recomiendo tener varios play lists para acompañar las horas y hacer menos tediosos los recorridos por tierra, ¡pero *ojo! (*Advertencia en colombiano) , si hay sentimientos involucrados en el viaje o con el sujeto en cuestión, la música que elijas se puede convertir en la banda sonora de esos momentos y si eres cursi como yo, eso te puede durar bastante. Aunque yo le pongo banda sonora a casi todo, este post por ejemplo tiene la suya… Para no asustar a nadie y ser menos dramática te diré que todo hace parte del paseo, hay que disfrutar el momento, la vida es muy cortica.

salir_con_un_fotografo2

Cuando regresé de ese viaje, una mujer que admiro mucho me dijo: Aleja te felicito, no te niegues nada en la vida. En realidad ella tenía que felicitarme no por el viaje en si o por tomar la decisión de irme sin pensarlo mucho en medio del ajetreo laboral, si no por tener la paciencia de recorrer playas, bosques húmedos, ciénagas y demás paisajes idílicos con el clima que lo acompaña, cargando equipo y con el calzado no más adecuado. La diminuta arena blanca de la playa no es muy amigable con los pies casi desnudos, solo cubiertos por unas sexys sandalitas, ¡no! , ese no es el calzado para cazar fotos en el Caribe. Mis piececitos de bonsái se llenaron de ampollas apenas a una hora de empezar a caminar. Claro está que todos estos sacrificios tienen su recompensa. Casi todo lo que viví en ese lugar me quedó registrado en mis videos, varios de los cuales están resumidos en un programa de televisión. Quedó lindo la verdad y hay mucho material inédito aún, que espero algún día vea la luz.

De esa experiencia salí bien librada, aprendí cantidades y disfruté como niña.

_DSC6998Quien sale con un fotógrafo tiene que sentir la misma pasión por las imágenes, los paisajes, las culturas y las experiencias; alguien cien por ciento citadino no es apto para salir con un personaje de estos. Muchos fotógrafos afirman que su oficio ha llegado a interponerse entre ellos y sus parejas, causando discusiones e incluso rupturas en sus relaciones. Para muchos es difícil entender que su pareja esté todo el tiempo pensando en el próximo viaje y en los lentes y accesorios que van a necesitar, en lugar de pensar en planes juntos; a veces tienen razón, porque pocos logran establecer un sano balance entre su profesión y su vida afectiva.

La vida es muy chistosa y me toma el pelo con frecuencia, y por ironía de ella misma o porque quiere hacerme feliz, continúo conociendo personas que aman la magia de la luz. Ya es natural para mi vivir en medio de lecturas de mapas meteorológicos, estados del tiempo, fases de la luna, lluvias de estrellas y demás fenómenos naturales que puedan afectar una expedición o un registro fotográfico.

Es un mundo de colores, divertido y sencillo. Es un mundo que se recorre mínimo dos veces: una vez yendo en exploración, y una segunda vez devolviéndose para notificar que se halló un buen lugar para la foto o para alentar a quienes van más lentos. Es un mundo en el que los lugares se visitan con la consigna oculta de que regresarás por esa imagen que no alcanzaste a capturar. Es un mundo en el que se camina a veces con un secreto dolor de estómago y con ganas de llegar a casa y estar en tu cama caliente. Es un mundo de meterte sin permiso a fincas, playas vírgenes, cruzar cercas, entrar a edificios en ruinas, subir montañas, mojarte los pies, buscar los sitios más altos, el cielo más despejado, la mejor luz, acostarte muy tarde o despertarte muy pronto, no usar bloqueador solar en la cara (la cámara se engrasa) ni crema de manos con destellitos, soportar frío o aguantar calor y tomar mucha avena y café.

_DSC8819

Si esto te gusta, debes estar dispuesto a vivir de antojo en antojo y a que tu hobby acabe rapidito con tu bolsillo. Es un deseo eterno de conservar para siempre la belleza que se observa, porque finalmente lo que quieres es encerrar en esos pixeles la felicidad que te dejan las experiencias.

Si has salido con un fotógrafo o con una fotógrafa, quisiera que me contaras tu experiencia. Puedes escribir abajo en los comentarios.

Recuerda que nos encuentras también en nuestras redes sociales:

logo instagram

logo twitter firma

FB-fLogo-Blue-broadcast

¡Hasta la próxima semana!

Anuncios

6 thoughts on “Salir con un fotógrafo

  1. Excelente escrito, cada vez que me tomo el tiempo en leerlos, me doy cuenta la inspiración y el sentimiento que expresas en ellos, se disfruta cada uno de los reglones. Como se ve la calidad, el profesionalismo que tienes para hacerne transportar en cada una de esas lineas..felicitaciones.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encantan estas publicaciones y las fotos ni que hablar …felicidades y éxitos …con el tema no aplicó no he salido con un fotógrafo pero si con un lírico amante del hip hop al cual me he tenido que adaptar en su mundo para tener una relación sana…saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Mónica tienes razón, hay que encontrar el balance entre el trabajo, la pasión, la familia y los afectos para ser feliz. Esto aplica para todos los oficios y profesiones. ¡Suerte con tu lírico, debes involucrarlo
      también en lo tuyo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s